cara con mascarilla

Tratamiento de ojeras

A principios de este mes acudimos a un consenso y estudio del tratamiento integral de las ojeras. Un tema de gran preocupación para nuestros pacientes. Es por ello que hemos decidido trasladar a nuestro blog algunas de las consideraciones especiales en nuestro protocolo de tratamiento global de la ojera. Esperamos que sea de vuestro agrado y pueda solventar alguna de las dudas que existen entorno a dicho tratamiento.

Nos encontramos ante uno de los tratamientos más demandados en el ámbito de la medicina estética. Además, en los días que nos ha tocado vivir, “la mirada” cobra muchísima importancia. Los ojos son los protagonistas en una cara con mascarilla.

antes y después

El tratamiento de la ojera requiere una valoración previa de la anatomía del paciente, cada caso debe ser estudiado minuciosamente ya que es un procedimiento que requiere técnica y conocimientos anatómicos específicos. El médico estético realizará un diagnóstico preciso de la zona a tratar.

La técnica empleada también ha de adaptarse a las características especiales de la ojera para minimizar los efectos secundarios.

Recomendamos antes de abordar directamente la zona del surco de la ojera, hacer un aproach, es decir un abordaje indirecto. El cual consiste en dar unos puntos de soporte a nivel óseo, concretamente en el hueso zigomático que nos permitirá suavizar la ojera e incluso reducir la cantidad de gel necesario para revertir la depresión de la ojera.

De hecho en muchas ocasiones con este simple soporte podríamos evitar tratar directamente la ojera. Este soporte previo también puede incluir en según qué pacientes en la reposición de volumen perdido a nivel de las mejillas. Ya que dicho volumen perdido acentúa el surco de la ojera. Este abordaje indirecto nos aportará un efecto de tensado, de lifting, es por ello que se minimiza la zona de la ojera.

tratamiento de ojeras

Ademas hay que explicar que el tratamiento de soporte, nos permitirá lucir unos pómulos más elegantes, efecto muy demandado por nuestros pacientes.

Recalcar que existen diferentes tipos de acido hialurónico y no será el mismo él que se use para los puntos de soporte que él que precise el tratamiento directo de la ojera. Cada producto, hialurónico, ha sido desarrollado teniendo en cuenta un objetivo de tratamiento determinado. A nivel soporte un producto que nos dé firmeza, un efecto tensor y a nivel ojera un producto suave, fácil de moldear.

En el abordaje directo de la ojera, se administra el gel con una jeringa estéril desechable. El ácido hialurónico se va depositando hasta que se corrige la depresión y luego se realiza un suave masaje para distribuir el producto dentro del canal ocular y asegurar que el relleno permanece en el lugar correcto. Se deben administrar pequeños bolos, sutileza. Siempre se debe INFRACORREGIR para evitar complicaciones derivadas del aumento de presión en dicha región y posterior edema. Por tanto en el tratamiento de la ojera, MENOS es MÁS. Vamos a reponer pero con cautela.

La sesión no dura mucho, normalmente unos 30 minutos aprox.

El doctor optará por la inyección con cánula o con aguja, según el área a tratar. La cánula esta indicada para el surco de la ojera dado que es mucho mas segura. No se considera una tratamiento doloroso.

Por lo general, se observan resultados inmediatos después de una sola visita. Aunque precisar una valoración a los 12-15 días para un posible retoque y lograr así unos resultados satisfactorios.

Es posible que se experimente ocasionalmente algo de inflamación en la zona tratada o alguna reacción como un leve hematoma en la zona. Estas reacciones no siempre se producen y el médico estético debe saber resolverlas.

Siempre se debe buscar un resultado sutil y elegante.