El acné es una afección que se inicia en el folículo pilosebáceo. Existen una gran variedad de lesiones acneicas que pueden ocasionar problemas estéticos y preocupan a quien los padecen llegando a ser un  verdadero trauma psicológico.

El acné se debe tratar y prevenir, conocer las pautas higiénicas diarias a realizar en casa y en cabina, para evitar su reactivación.

Todas las pieles acumulan diversos componentes 
externos (contaminación, microorganismos, etc.) que ensucian la superficie cutánea. Es indispensable 
eliminar esta suciedad diariamente, mañana y noche.
fuente; cavesgirls.blogspot.com
Existen pieles que segregan mayor cantidad de sebo
que se acumula en los folículos pilosebáceos asi como también mayor cantidad de corneocitos descamantes que se mezclan con el sebo, obstruyéndolos y favoreciendo la proliferación de microorganismos. Todo ello predispone la aparición de lesiones acneicas primarias (comedones) y lesiones acneicas secundarias (pápula o pústula) irritándose por varias causas: rascado, cosméticos, alta humedad, calor, medicamentos,… que pueden desencadenar la liberación de los ácidos grasos dentro de las paredes del folículo. Esos gérmenes se activan y provocan la hidrólisis de los triglicéridos del sebo.
fuente: belleza.uncomo.com


Los factores que influyen en la aparición del acné pueden ser de distintos tipos: genéticos o hereditarios, hormonales, psicológicos, dietéticos, climáticos, climáticos o químicos.

El posible origen del acné es un problema que radica
en la propia piel, por una inflamación dentro y alrededor de los folículos sebáceos, siendo más grandes y numerosos en áreas de actividad seborreica mayor como la cara, el pecho y la espalda.


¿Qué podemos hacer para evitar el acné?


Se deben tomar las máximas precauciones de higiene en cabina y una buena higiene en casa y lo más importante: el cliente nunca debe manipular sus lesiones acneicas.

fuente: www.todobelleza.org

Estas pieles requieren una cuidadosa limpieza diaria, 
más específica y profunda en cabina, respetando el ciclo natural de la segregación del sebo (7 a 8 días) y el ciclo de renovación epidérmica (de 21 a 28 días). El control de la segregación sebácea y el afinamiento de la capa cornea son factores imprescindibles para la penetración de seborreguladores, recuperar el equilibrio y la vitalidad de la piel y asi evitar la aparición de nuevas lesiones. A menor lesión acneica primaria (no infectada) menor será la lesión secundaria (lesión infectada). Controlando la cantidad de sebo, influimos sobre el control del tamaño de la lesión.

¡Con esto conseguiremos una piel limpia, tratada y 
controlada!


Truco casero:
fuente: www.secretosdechicas.es


Si tienes un granito y necesitas que se seque con
rapidez aplícate colutorio como método de urgencia.

Y recuerda que para enterarte de más trucos, ofertas y promociones, artículos interesanes… te esperamos en facebook.