Las proteínas son uno de los tres macronutrientes esenciales en la nutrición del día a día junto a los carbohidratos y a los lípidos. La función principal de las proteínas es la creación de nuevos tejidos o su reparación si es necesario. En el ámbito deportivo ayudarán a la construcción de los músculos o, simplemente, los repararán después de realizar ejercicios de gran intensidad.
Existen varios mitos acerca de su consumo en el ámbito deportivo como podría ser el hecho de tener una idea generalizada de que a mayor consumo de proteína se tendrá mayor tamaño de músculo. Esto hará que el individuo consuma exceso de proteínas sin pensar las consecuencias que le puede conllevar a corto o largo plazo. 

Otro mito sería pensar que la proteína viene exclusivamente de la carne cuando realmente se debe consumir proteína procedente de la carne, pescado, huevos ó lácteos sin olvidarnos de que un 50% de la proteína debe ser animal y el otro 50% vegetal.

Debemos partir de la base de que el ejercicio es lo único que desarrolla la masa muscular y que serán las proteínas las encargadas de formarlos. El organismo es lo suficientemente sabio para aprovechar la proteína necesaria y así poder desechar las sobrantes; de ahí el desecho de un consumo excesivo de proteína. Aunque se debe consumir la proteína necesaria, demandante por el organismo. 
El exceso de consumo de proteína tendrá consecuencias muy negativas para la salud y así para el rendimiento deportivo. Se debe volver a hacer hincapié en el consumo de proteína vegetal frente a la animal. El único inconveniente de las primeras es que no reúnen los 8 aminoácidos esenciales para las funciones del organismo y de ahí su combinación con cereales (lentejas con arroz). Por eso, en el deportista es importante una combinación de consumo de ambos tipo de proteínas.
Para más información recuerda que nuestro equipo de Mega Health estará encantado de responder a tus dudas.
Juan Antonio Ruiz