Se trata de un tratamiento nuevo y espectacular del que nos permite lucir unas pestañas más largas y tupidas con un resultado muy natural. Al igual que las extensiones de cabello, se alarga la pestaña colocando pelo a pelo una extensión sobre la pestaña natural.
 
 
 
Las extensiones de pestañas tienen sus inicios en el Este de Asia y se trata de un producto profesional hecho de un material sintético (actualmente también existen de visón y de seda) suave y curvado de forma natural, diseñado para unirse a nuestras propias pestañas usando una agente adhesivo. Están diseñadas para durar hasta 2 meses dependiendo del ciclo de vida de las pestañas naturales del cliente cuya media es de unos 90 días. Están hechas para ser idénticas a las pestañas naturales con una base plana y una punta fina y bien acabada al igual que nuestra propia pestaña. En número de extensiones colocadas dependerá del número de pestañas naturales, normalmente entre 80-120 por ojo.
 
 
 
Al igual que las uñas y el cabello, las pestañas crecen en un ciclo continuo y mientras algunas extensiones pueden durar hasta 2 meses, para mantener idealmente el grosor y número de pestañas aconsejamos que cada 3-4 semanas se realice un retoque.
 
 
 
El único cuidado que se debe tener en cuenta en casa es, no utilizar desmaquilladores con aceite, no realizar permanentes de pestañas, no utilizar rizador de pestañas, intentar evitar restregarse el ojo demasiado y no ir a saunas o baños turcos frecuentemente.